Los Biólogos Pronostican una Temporada General Excepcional de Venado de Cola Blanca este 2021-22

Media Contact: TPWD News Business Hours, 512-389-8030

News Image Share on Facebook Share Release URL

AUSTIN — Los biólogos del Departamento de Parques y Vida Silvestre de Texas (TPWD) les informan a los cazadores que pueden esperar una temporada excepcional de venado cola blanca este 2021-22. Se estima que la población de venado cola blanca en todo el estado es de alrededor de 5.4 millones de venados y, aunque se ha reducido ligeramente respecto a los años anteriores, las predicciones de la cantidad de cervatillos por adulto reclutados a la manada (tasas de supervivencia del cervatillo) indican que habrá un firme incremento en la población en esta temporada. 

Muy a menudo los pronósticos y expectativas de caza de venado se rigen por las condiciones que el hábitat en el que pasta el venado cola blanca está experimentando en los ocho a diez meses anteriores al inicio de la temporada.  A pesar de que hubo condiciones de sequía en gran parte del estado a finales del 2020, sumado a la tormenta invernal a principios del 2021, las lluvias del final de la primavera proporcionaron gran alivio y aceleraron la producción de maleza (hierbas y plantas de flor) y pastizal que ayudó a reforzar las condiciones corporales del venado previo a la llegada del otoño e invierno.

Esta temporada, los biólogos esperan que las densidades más altas de cazadores estén en las ecorregiones de los Cross Timbers, la Meseta Edwards y la región de Bosque de Pino, con un estimado de ocho a nueve cazadores por cada 1,000 acres.  Aunque se verán más venados en el panorama este otoño, lograr el aprovechamiento de uno puede ser desafiante pues se esperan buenas cosechas de bellotas y forrajes nativos disponibles en noviembre.  Las tasas de aprovechamiento varían dramáticamente dependiendo de la región y de la cantidad y calidad de hábitat nativo que esté disponible para atraer y mantener al venado cola blanca.

La Meseta Edwards es la que tiene la población de venado más alta en el estado, con un estimado de más de dos millones de venados.  El éxito de cacería en esta región es de aproximadamente el 79 por ciento con un estimado de 12.7 venados aprovechados por cada 1,000 acres.   Dentro de la región de Hill Country, los cazadores pueden esperar ver más venados machos de la clase de edad madura (5.5 años o mayores) comparativamente a las otras clases de edades debido a una buena producción de cervatillo en la temporada 2013-2016.  Los cazadores que estén buscando venados machos de mayor edad se deben concentrar en la área entre Hondo hasta Del Rio y al norte de la Carretera 90.

Se conoce a las Planicies del Sur de Texas por sus venados macho maduros y por una calidad de astas por arriba del promedio en comparación con muchas otras áreas del estado.  El éxito de cacería se estimó en un 79 por ciento con un aprovechamiento estimado de 7.9 venados por cada 1,000 acres en el 2020. Es muy posible que los cazadores vean que esto se repita para esta temporada 2021-22.

En la ecorregión de Sabana de Roble, el rango de densidad de venado es de 32 a 89 venados por cada 1,000 acres.  Las áreas a lo largo del corredor de la carretera interestatal 10, desde San Antonio hasta Houston, tiene estimados de población de 89 venados por cada 1,000 acres.   La densidad de venado disminuye gradualmente al ir subiendo hacia el norte, con las densidades más bajas en el área al norte de la carretera interestatal 20 y al este de Dallas.  Los censos de edad y astas indican que 66 por ciento del aprovechamiento de venado macho fue representado por venados de 3.5 años de edad o mayores en el 2020. Los cazadores pueden esperar que esta tendencia continúe en el 2021.

Los datos de los censos de 2020 estimaban que la población de venados en el área de Bosque de Pino o Pineywoods era más de 280,000, lo cual es más alto que lo fue en los tres años anteriores.  A pesar de que el área ha presentado una producción de cervatillo relativamente baja, en los últimos cinco años el crecimiento de la población ha permanecido estable.  Se espera que la producción de cervatillo esté por arriba del promedio al entrar a la temporada 2021-22, intensificando potencialmente la población general.  Las tendencias de aprovechamiento de venado macho indican que un 53.3 por ciento del aprovechamiento del año previo eran venados de 3.5 años de edad o mayores, un subproducto de la regulación de restricción de astas en esta región.  Los cazadores pueden esperar que esta tendencia siga en el 2021.  El manejo del hábitat es crítico en el área de Bosque de Pino o Pineywoods, y los biólogos de TPWD siguen trabajando con muchos propietarios de las tierras y compañías madereras para restaurar y mantener el hábitat para los venados en esa región.

La región Cross Timbers al norte de Texas tiene la segunda más alta población de venado en el estado, con más de 800,000 venados.  Se espera que el reclutamiento de cervatillo a la manada en el 2021 esté alrededor del 60 por ciento con base en las excepcionales condiciones del hábitat y los reportes tempranos de cervatillos observados en julio.  Sin embargo, los cervatillos presentes por arriba del promedio en 2016 y 2017 sugieren que esta región tendrá más venados macho en el grupo de edades de 4.5 a 5.5 años de edad en relación con las clases de edades menores.

Las regiones del este y oeste de las Planicies Ondulantes o Rolling Plains, por lo general tienen poblaciones de venado menores en comparación con las otras ecorregiones.  Sin embargo, las tendencias indican un incremento en la población en 2021.  El éxito en aprovechamiento es ligeramente más alto en las Planicies Ondulantes del Este con un 69 por ciento de éxito en el 2020 y un 65 por ciento para las Planicies Ondulantes del Oeste.

En todo el estado, se pronostica que la calidad de astas estará bastante por arriba del promedio.  Los forrajes nativos, que son vitales para proporcionar la nutrición de calidad que se necesita para que los venados produzcan grandes astas, fueron abundantes durante los meses de abril y mayo, meses críticos para el crecimiento de las astas.  Estas condiciones se perpetuaron hasta principios de agosto por las lluvias tempranas de verano y deberán ayudar a maximizar el crecimiento de sus astas al terminar la temporada de crecimiento. 

La temporada general es del 6 de noviembre hasta el 2 de enero de 2022 en la Zona Norte y 16 de enero de 2022 en la Zona Sur.  Una temporada de venado especial sólo para jóvenes se establece para oct 30-31 y ene 3-16 de 2022.

Para saber más acerca de otras oportunidades de final de temporada de caza de venado, reglamentos específicos para cada condado e información acerca de cómo poner un cintillo y reportar un aprovechamiento, consulte el Manual 2021-22 Outdoor Annual, que fue realizado gracias al apoyo de Chevy Silverado.

Los cazadores que aprovechan del programa de Cacería en Áreas Públicas de Texas también deben comprar el permiso anual de caza en áreas públicas, el Annual Public Hunting Permit. También es importante para los cazadores en áreas públicas que consulten el mapa de áreas públicas de caza: Public Hunting Lands Map Booklet para que revisen las reglas que aplican en áreas específicas.  La aplicación móvil para aprovechamientos de caza, My Texas Hunt Harvest, se puede usar para llenar electrónicamente el registro en línea para un área pública de caza.

El descubrimiento de nuevos casos de caquexia crónica, enfermedad de encefalopatía espongiforme o “Chronic Wasting Disease” (CWD) ha impulsado a TPWD a establecer nuevas zonas de confinamiento y vigilancia para mitigar la potencial propagación de la CWD.  El Departamento TPWD recomienda a los cazadores que revisen la información acerca de los requerimientos de pruebas y restricciones para el transporte del cadáver del animal en las zonas con CWD para la temporada 2021-22 antes de salir al campo.

La CWD es una enfermedad neurológica lenta, progresiva y fatal que se puede presentar en ciertos cérvidos, incluyendo el venado, wapití, alce y otros miembros de la familia de los venados.  Debido a que tiene largos periodos de incubación, los cérvidos afectados no muestran signos visibles de la enfermedad hasta años después de haber sido infectados. 

La enfermedad CWD fue descubierta en Texas por primera vez en el 2012 en un venado mula en libertad a lo largo de un área remota de las Montañas Hueco cerca de la frontera con el estado de Nuevo México.  Desde entonces, ha sido detectada en 261 cérvidos cautivos o libres en 14 condados, incluyendo en el venado cola blanca, venado mula, venado rojo y alce.  A la fecha, 168 de esos positivos son de instalaciones de cría en cautiverio o sitios asociados para su liberación y 68 son de poblaciones silvestres en libertad. 

Los propietarios de tierras y los cazadores desempeñan un papel crítico en el manejo de la enfermedad CWD.  La forma más eficaz en la que pueden ayudar a detener la propagación de la enfermedad CWD es la de reportar los venados enfermos a un biólogo de TPWD, disponer adecuadamente de las partes no comestibles del cuerpo del venado, y voluntariamente hacer pruebas a sus aprovechamientos llevándolos a una estación de pruebas local certificada o contactando a un biólogo de TPWD del área.

Al apegarse a las reglas y recomendaciones para la CWD, tanto los cazadores, como los propietarios de tierras y las comunidades estarán ayudando a asegurar que las poblaciones de venado nativo permanezcan sanas y plenas en los años por venir, permitiendo que prosperen los esfuerzos de conservación de las especies y la preservación de la herencia y tradición de caza en Texas.